El día a día con Cathrine Hammel

“Timelessness and comfort represents it’s own kind of luxury”.

Así es Cathrine Hammel, una marca de ropa para mujer. ¿Su esencia? Dos palabras: atemporalidad y comodidad. O, para ser más exactos, tres, porque cabe añadir otro adjetivo, el de calidad.

Cathrine Hammel es una diseñadora noruega que lanzó su propia etiqueta en 1992, en Oslo. La marca se especializó en ofrecer básicos de lujo, diseñados para el día a día, con un toque sofisticado y contemporáneo. Crear, en otras palabras, un fondo de armario de “calité”.

La marca noruega promueve un estilo que combina la influencia escandinava, las raíces tradicionales de las que nació, con el minimalismo artístico, las líneas arquitectónicas y algunos detalles con personalidad.

La ropa para mujer Cathrine Hammel está, además, producida y elaborada con cariño, dedicación y cuidado. De hecho, la calidad de sus telas, algodones y tejidos de punto se explica por los métodos artesanales con los que son fabricadas. De este modo, la marca noruega garantiza una mayor durabilidad de sus vestidos, pantalones, ponchos, faldas…

Pero hay otro detalle por el que en Sune nos gusta Cathrine Hammel. Más allá de sus diseños, de su garantía de calidad y del espíritu emprendedor de una mujer que adora la moda y que consigue que su marca se exporte más allá de las fronteras de Noruega… Los diseños desprenden, casi sin querer, un aire coqueto, femenino.

Porque sencillez no es sinónimo de simple, ni una renuncia a las formas de mujer. Capas y formas holgadas, sí, pero en esa modernidad se respira feminidad. Cinturas estrechas y fruncidos en los cuellos de las blusas. La ropa de Cathrine Hammel encuentra el equilibrio entre básico y tendencia, lujo y mujer.

CATHAM

STREET STYLE MILÁN

Si pensamos en el streetstyle que se puede ver por las calles de Milán muchos de nosotros caeremos en imaginar excesos y más excesos. Mucho color, siluetas ajustadas y ceñidas, gafas de sol xxl y brillo, mucho brillo, desde luego nada más lejos de la realidad.

Milán es una ciudad que ha crecido arraigada al mundo de la moda, forma parte de su cultura, del estilo de sus gentes y eso se percibe en cada esquina de la ciudad.

Una ciudad líder en el mundo del diseño con Kartell a la cabeza y una de las capitales mundiales del mundo de la moda, donde muchos grandes del sector como Armani, Prada, Versace, Dolce & Gabanna, Etro o Miu Miu tienen su sede.

¿Como no nos íbamos a fijar en el streetstyle de Milán?

MILAN

Limited Edition by Converse ·DOTS·

No es difícil que rebuscando en nuestro armario encontremos unas Converse. Muy probablemente les tengamos un cariño especial porque nos acompañaron en un inolvidable viaje y nos las pusimos hasta destrozarlas.Aunque parezca mentira Converse consigue cada temporada reinventar sus clásicos iconos para aportar frescura a una marca que muchos erróneamente dirían que ya no nos puede sorprender.

En esta ocasión el modelo más setentero, las Chuck Taylor All Star ’70, llegan bordadas con un patrón de topos. El contraste del color convierten estas sneakers, que han mantenido como todas las ’70 el lateral de goma más alto y una plantilla con amortiguación, en una pieza top.

Esta nueva edición de Converse se suma así a la tendencia de esta temporada de los grandes estampados y patrones que aportan diversión y carisma a nuestro armario.

CT70_Embroidered_Dots_155460_White_Ox_01CT70_Embroidered_Dots_155460_White_Ox_02CT70_Embroidered_Dots_155460_White_Ox_04CT70_Embroidered_Dots_GROUPCT70_Embroidered_Dots_155459_Black_Hi_01

Alpha Industries, ayer, hoy y mañana

Hoy, queremos compartir contigo una crónica particular, de idas y venidas, de telas y camuflaje militar, de ecos sociales de ayer y de hoy…

Imágenes sacadas del Instagram de Alpha Industries

Rondaban los años cincuenta del siglo pasado. Dos hombres, Samuel Gelber y Robert Lane, se lanzaron a empezar su nueva aventura empresarial. Llevaban ya unos cuantos años trabajando juntos, conocían y admiraban las capacidades de organización y contabilidad el uno del otro, creyeron que sería una buena idea construir algo juntos. Así, nació Dobbs en Knoxville, Tennessee. Un espacio industrial, una fábrica, máquinas de coser y unos cuantos trabajadores con currículums en los que destacaba la experiencia con contratos gubernamentales.

¿El primer proyecto? El Departamento de Defensa de los Estados Unidos: chaquetas de aviador, parkas y chubasqueros. Sin embargo, algo se torció. En algún momento, la complicidad entre los dos fundadores de Dobbs se rompió. Era el verano de 1959, Lane se enredó con la burocracia, patinó y la compañía perdió los contratos con Defensa. Gelber no estuvo dispuesto a dejar escapar su sueño y se puso manos a la obra con su propia etiqueta, pensada para mejorar la calidad de la ropa de los marines estadounidenses. Entonces, ahora sí, Gelber fundó por su cuenta la marca de la que hoy, en Sune, queremos hablaros. Alpha Industries, 1959, el principio de este cuento empieza a tejerse – nunca mejor dicho.

En octubre se registró oficialmente el nombre de la compañía, con la ayuda de Herman “Breezy” Wynn – un conocido manufacturador de ropa que también tenía un historial de colaboraciones gubernamentales -, y la nueva marca de Gelber consiguió sus primeros contratos en Knoxville. En diciembre, llegaron de nuevo los primeros proyectos para el Departamento de Defensa: la parka N-3B y una camiseta Navy.

De hecho, la parka N-3B ha sido – y todavía es – una de las insignias de la marca de ropa: el clásico de Alpha Industries, en nylon verde, forrada de lana pesada y con piel de coyote (real) para la capucha. Además de la insignia de las Fuerzas Aéreas estampada en la manga. A partir de ese momento, fue creciendo la producción de la empresa, los diseños para vestir a los militares fueron yendo a más y a más…

Imágenes sacadas del Instagram de Alpha Industries

Durante los sesenta, Alpha Industries ya era una de las mayores y más importantes industrias textiles para la fuerzas armadas estadounidenses. Las chaquetas de aviador y las parkas seguían siendo los diseños icónicos, pero pronto se sumaron también los abrigos de campo, entre otros modelos estrella de la etiqueta.   

Tal vez por ello, a raíz de la creciente popularidad de la marca y de una producción muy activa, Alpha Industries pasó a hacer ropa más allá de la industria militar. Así, la etiqueta dio el salto al mercado comercial de la moda a principios de 1970. ¿Los diseños de más éxito? La N-2B parka y la chaqueta militar – hasta el punto de que, todavía hoy, son dos modelos originales que se continúan produciendo, habiendo ampliado el abanico de colores y sirviendo de inspiración para el diseño de nuevas piezas de ropa Alpha.

Durante la década de los 80 los skinheads vistieron la marca generando así una asociación popular entre el colectivo y la marca pese a que nada tienen que ver.

Durante la primera década de este siglo XXI, Alpha Industries empezó a escribir su historia de la mano de diferentes colaboraciones. Marcas como Hurley, Stussy o Breitling apostaron por los clásicos diseños de inspiración militar y se aliaron con la etiqueta. En octubre de 2009, la compañía celebró su cincuenta cumpleaños por todo lo alto, lanzando una producción en la que la historia de la marca se encontraba con el arte y la cultura, en un contexto globalizado – sí, hasta en Japón han dejado huella. Después llegó la celebración de los 55 años de la marca, modelos revisitados con un guiño a la modernidad, la difusión orgullosa del pasado militar de la etiqueta, el boom de la bomber…

Hasta hoy. Alpha Industries está actualmente en manos de la tercera generación de la familia Gelber, sus diseños icónicos son hoy referentes en el mundo de la moda.

Mujer, niño, hombre e… ¡incluso algún complemento para perros! 

Nos encanta el mensaje que yace tras su colección: self-expression. Exprésate a tu manera, con tu estilo, qué más da lo que digan o piensen los demás, aquí, el que vale, eres tú. ¿Resumiendo? Acércate a descubrir esta icónica marca de ropa, porque el final de esta historia te pertenece a ti…

Imágenes sacadas de la página web oficial de Alpha Industries

¡Atrévete con los pañuelos!

Versátil: “capaz de adaptarse con facilidad y rapidez a diversas funciones”, según la Real Academia de la Lengua Española. Sinónimo de caprichoso, variable, transformable, mudable y ligero, entre otros. Versátil. La palabra que seduce a tu armario, en tanto que una prenda de ropa o un accesorio pueda tener mil formas, multiplicar sus posibilidades y adaptarse a tu estilismo según te plazca, consintiéndote como tú quieras. Comprarte un algo que te sirva para muchos otros algos, por así decirlo. Que complemente tu día, tu estado de ánimo y tu café de media tarde. O, resumiéndolo en una palabra… Pañuelo.

panuelos2

¡Hoy toca reivindicar el accesorio estrella de esta temporada! El otoño llega con días soleados y otros despertares algo más nublados, un termómetro que tiende a ser cálido al mediodía y, de repente, aires que refrescan el ambiente al acercarse la víspera. Tal vez por ello, porque estamos en un momento de impás entre verano e invierno, el pañuelo encuentra su mejor encaje. Ni frío ni calor. Ni bufanda de lana ultra gruesa ni cuello al desnudo, que luego la tos es muy pesada.

Pero es que además, esta temporada el pañuelo explota las muchas posibilidades que tiene como complemento. ¿Conoces ya todas las formas que hay de llevarlo? Encontrando inspiración en musas como Audrey Hepburn o Kate Moss, el mundo de la moda ha decidido rescatar este accesorio dándole vida y un soplo de aire fresco.

Puedes llevarlo en la cintura, estilizando figura, como sustituto del cinturón con un guiño a la feminidad. Utilizarlo como una cinta de pelo. Atártelo al cuello o dejarlo colgando para aportar fluidez y un toque bohemio al estilismo. Escoger una bandana estilo far west o uno de seda, imitando el atemporal y pionero Hermes, para dártelas de roquera o de dama sofisticada. O combinar ambos. Básicamente la regla es que no hay reglas, atrévete con todas las formas, con todos los diseños y – por qué no – con el abanico de actitudes que puede transmitir.

Uno más llamativo para aportar color, otro clásico para complementar un look informal – o viceversa -, puede que alguno estampado sobre un vestido nada liso – para que luego digan que eres “aburrida” vistiendo… O un básico colgando del bolso, un toque así personal. Y un largo etcétera… Grandes o pequeños, con más o menos volumen…

En Sune, nos gusta el pañuelo para este otoño. Concretamente, nos gustan los pañuelos Becksondergaard. Esta etiqueta nació en Copenhague hace trece años, fundada por dos amantes de la moda que decidieron lanzar al mercado una marca de accesorios que ofreciera diseños con estilo y personalidad a un precio accesible. Además, parte de su filosofía incluía pensar en la atemporalidad: que tu pañuelo o cinturón o guante o lo que sea Becksondergaard no caduque al llegar un año nuevo, sino que dure y dure y que lo sigas adorando independientemente del vaivén de las tendencias.  

panuelos

Rápidamente, Becksondergaard se hizo un hueco en el panorama de la moda escandinava, con diseños que reflejan su origen nórdico en la elección de los colores, de los detalles y de los estampados dibujados a mano. Fulares con motivos de corona, otro multicolor en tonos rosados y lilas que parecen inspirarse en el arte de Pollock, algunos con formas geométricas y tantísimas posibilidades más. Los pañuelos Becksondergaard son la mejor descripción gráfica de la “versatilidad” que ofrece este accesorio para complementar tu otoño y seguir acompañándote durante el invierno. Una colección de fulares y bufandas en las que encontrarás algodón de calidad, seda, cashmere y lana. Para que decidas caprichosamente qué te apetece más.

Ah, y si te gustan los pañuelos Becksondergaard, te encantarán sus bolsos, en diferentes tamaños, de grandes a clutches de mano, por no hablar de sus sombreros o guantes de piel – en tonos metálicos dorados… Pero vaya, que este ya es otro tema. Hoy, toca ponerse el pañuelo.

Gro: crecer con ellos y para ellos

Un día la casualidad quiso que naciera Gro. Con vientos de Dinamarca y una sonrisa de ilusión, dientes de leche, miradas que chispean al descubrir el mundo. Y todo empezó con el dibujo de un stick-man

La diseñadora Anette Nordrup estaba inmersa trabajando en la producción de unas camisetas cuando tropezó con un recuerdo de la niñez de su marido. En un papel, los dedos de un niño de cuatro años habían dibujado, a base de palos y pelo “punky”, un hombre. Sí, esa clase de dibujos que nuestras madres guardan en los cajones hasta llenarse de polvo, porque son el retrato de la inocencia, porque resulta hasta sobrecogedor pensar que llegará un día en que el dibujo de un hombre se vuelva más complejo que tres líneas y una redonda por cara. Exacto, esa clase de garabatos que tanto nos enorgullecía traer a casa con la mochilita colgando del hombro y aquel “mira mamá, mira papá, ¡hoy te he dibujado a ti!”.

De repente, la cara sonriente de aquel dibujo inspiró a la diseñadora. Ahí, en ese trozo de papel roído por los años, estaba su futuro, bebiendo de la felicidad del pasado. Nordrup decidió que ese viejo retrato sería su nuevo logo, Gro, que significa “crecer”.

Un episodio que explica la idea que yace tras esta marca de ropa para bebés y niños de hasta 10 años de edad: la celebración de la vida sin taparrabos. El elogio a la infancia, a ver, como padres, a los hijos soplar y sumar velas de cumpleaños. Saborear aquellos momentos en los que el Ratoncito Pérez recoge pedacitos de niñez de debajo de la almohada.

En otras palabras, Gro es una colección de ropa pensada para acompañar a los más pequeños durante su crecimiento, en su individual camino de ilusión y dudas, de juegos y sueños, de tardes en el parque y ojos abiertos contemplando el entorno. Es la marca para niños, en definitiva, que se abraza a la vida, sentida en su intenso desarrollo, de los más pequeños de la casa.

Para ello, Gro piensa tanto en ellas como en ellos, independientemente de si miden 60cm o de si ya se ponen de puntillas para alcanzar el metro cincuenta y poder así subirse a una atracción en un parque temático.

Camisetas, pantalones, sudaderas, falditas… Esta etiqueta para bebé y niños tiene una línea de básicos y otra más de tendencias, va desde los básicos de algodón a los estampados marineros o los vestidos de ante con vuelo. Sin olvidar los minúsculos calcetines para los piececitos de un recién nacido o la ropa de cama, bolsitos… Un concepto de marca de ropa que engloba la niñez en el sentido amplio de la palabra.

En Sune, Gro nos ha cautivado no solo por el mensaje que transmite, sino también por su línea de diseño. Minimalista y nórdico, colores pastel y grises, blancos, negros, azules… Ropa confeccionada y pensada con cariño, precisamente para transmitir el cariño de los padres a los niños. Sin sobrecargas barrocas, con la delicadez de un beso de buenas noches, Gro es aquella etiqueta que busca ser la ropa que todo padre querría que su hijo vistiera.

Tal vez, para encontrar, por casualidad, en unos años, un dibujo enterrado en el fondo del cajón de un armario viejo, en el que un hombre hecho de cuatro palos y una redonda vista un sombrerito Gro. Porque qué bonitos son los recuerdos y qué bonito es el tiempo en el que los fabricamos, creciendo, creciéndonos.

Los 6 libros que no pueden faltar en tu estantería…

“Los científicos dicen que estamos hechos de átomos, pero a mí un pajarito me contó que estamos hechos de historias” – Eduardo Galeano

Llegas a casa, después de un largo día de trabajo o de un sábado ajetreado, dando vueltas de aquí a allá, te descalzas y qué bien sienta el olor a hogar. O te despiertas un domingo con el sol medio escondido detrás de las cortinas y la sonrisa soñolienta en el rostro. Cualquier momento es bueno para dedicarlo a uno mismo. Te sientas en el sofá, los pies en alto, o te tumbas en la cama, hundiéndote entre los mil cojines blanditos que te absorben. Un paréntesis del mundo. Un libro para leer. Tomarse la libertad, aunque sea solo durante unos minutos, de desaparecer.

La lectura tiene ese poder de cautivarte, de secuestrarte en ella y de ahuyentar aquella lista de “cosas que tengo que hacer y que todavía no he hecho”. Un buen título, una trama pegadiza y unas cuantas palabras bonitas… ¡el mejor masaje cerebral! Y otoño, con el frío adentrándose de puntitas en la rutina, es una estación que invita a la literatura. Pero, ¿qué leer? Con tantos títulos, tantas estanterías llenas de novelas… ¿Qué libro no se me llenará del polvo de la pereza?

En Sune, hemos hecho una pequeña recolecta de lo que llega nuevo a tu librería más cercana y que tiene buena pinta. ¿Bolígrafo y papel a mano? Anota estos escritores, que tienen una historia que contarte.

Fuente de la imagen: La Casa del Libro

Fuente de la imagen: La Casa del Libro

 

John Le Carré: Volar en círculos

El novelista británico que lleva algo más de cincuenta años escribiendo sobre espías y misterios surgidos durante (o después) de la Guerra Fría habla sobre él mismo. Esta autobiografía es una pequeña ventana a través de la cual Le Carré, la clase de escritor, por cierto, que rechaza premios institucionales y que se escabulle de las entrevistas, nos invita a descubrirle un poquito más.

Su libro, no obstante, no pretende hacer halago de su vida, sino que ofrece un mosaico de anécdotas y personajes – entre los que figuran Margaret Thatcher o Graham Green, por ejemplo – a través de los cuales Le Carré traza su propio autorretrato. Eso sí, sin abandonar el áurea de misterio que siempre le acompaña…

“Cuanto más te empeñas en buscar verdades absolutas, menos probabilidades tienes de encontrarlas”, sentencia el escritor.

Fuente de la imagen: La Casa del Libro

Fuente de la imagen: La Casa del Libro

 

Svetlana Alexiévich: Últimos testigos

La nueva novela de esta premio Nobel de Literatura bielorrusa es uno de los grandes acontecimientos para los amantes de la lectura. Svetlana Alexiévich es conocida y admirada por la fuerza de sus palabras, nada inocentes, que actúan como dardos, cargadas de fuerza, contra aquello que considera injusto. Y sí, eso incluye la crítica a su propia antigua Unión Soviética, aun sin renunciar al anhelo socialista que la caracteriza ideológicamente.

La guerra no tiene rostro de mujer le valió el mayor reconocimiento internacional para la carrera de un escritor. ¿La idea? Contar la historia de la Rusia moderna desde los ojos de ellas. “Da voz a los sin voz”, se dijo cuando ganó el Nobel. Últimos testigos promete alcanzar el corazón; un libro sobre los huérfanos de guerra que llega como una sacudida a la conciencia y a la sensibilidad humana.

9788490663202

Fuente de la imagen: La Casa del Libro

 

Henning Mankell: Botas de lluvia suecas

La última novela de Mankell, la que escribió antes de que se lo llevara el cáncer el año pasado, llega este septiembre a las librerías españolas. Promete ser la más emotiva, una carta de despedida en la que las frases se pasean entre dos orillas, la de la vida y la de la muerte; o, en otras palabras, un adiós precipitado que se eterniza en forma de libro.

La historia gira en torno a un hombre solitario que se despierta un día habiéndolo perdido todo. Un incendio y, de repente, se encuentra con lo puesto y poco más. Arde, todo a su alrededor se convierte en llamas y polvo al viento. Entonces, se plantea una pregunta: ¿qué llevarías a una isla desierta para tenerlo todo? Frederik, el protagonista, no lo duda. Los recuerdos, responde. Y con este aire de melancolía, Mankell teje un libro que va y viene, viviendo del presente y rebuscando entre el pasado.

Fuente de la imagen: La Casa del Libro

Fuente de la imagen: La Casa del Libro

 

Emma Cline: Las chicas

Sin duda, el título con el que más habrás tropezado estos días leyendo suplementos culturales, artículos de críticos literarios, revistas… Es una de las novelas que más expectativa ha suscitado, principalmente por dos motivos: el jugoso contrato que se le ofreció a su jovencísima escritora – quien, a propósito, se estrena en esto de publicar libros – y el morboso relato, inspirado en el episodio de Charles Manson. ¿No sabes de qué hablamos?

Finales de los años 60, California. Una serie de asesinatos, entre ellos el de la actriz Sharon Tate y demasiadas esquelas en los periódicos. 1971, un músico, Manson, es acusado de cometer todos los crímenes. O de ordenarlos, mejor dicho, puesto que lideraba la secta que él denominaba “la Familia” y fueron precisamente sus seguidores quienes cometieron los atentados.

Esta historia real se traslada a la ficción en la primera novela de Cline, quien admite que estuvo “obsesionada” durante años con el misterioso caso Manson. Después de estudiarlo y re-estudiarlo, esta escritora de 27 años recibió una oferta de dos millones de dólares que procedía de los despachos de Random House, escribe un libro inspirándote en las chicas Manson, esa era la condición. A día de hoy, Hollywood ya se ha abalanzado a comprar los derechos para llevar Las Chicas al cine. Una novela que ya llevaba la etiqueta “bestseller” imprimida incluso antes de que saliera la primera edición, a principios de septiembre.

Fuente de la imagen: La Casa del Libro

Fuente de la imagen: La Casa del Libro

 

Paulina Flores: Qué vergüenza

Esta escritora es la revolución de las letras chilena, una voz joven que se expresa en este su primer libro. Qué vergüenza es un conjunto de relatos, nueve cuentos para ser más exactos, en los construye un retrato minucioso, cuidadoso, de los personajes y de sus historias, sin ahorrar en las descripciones, hablando de inocencias interrumpidas, pobreza y fracasos.

“Hay un juego donde la gente adulta vuelve a sus experiencias donde hablan de sí mismos como adultos a través de la infancia. Tiene una doble dimensión porque se presenta como contraste de la vida adulta. Los cuentos son tristes, pero siento que hay cierta belleza en esas tristezas”.

¿Y si me apetece retomar un clásico? La lista se haría infinita, para gustos colores, la historia de la literatura ha engendrado grandes novelas. Pero si tuviéramos que escoger alguno…

9788490660850

Fuente de la imagen: La Casa del Libro

 

Las olas, de Virginia Woolf, es la clase de libro que puedes releer una y mil veces. Una oda a la vida a través de una metáfora: olas rompiendo contra la orilla, naciendo mar adentro con el despertar del día y muriendo en la arena al caer la noche. Así, Woolf representa cada una de las etapas del ser humano, desde la niñez hasta el pelo cano, retratándolas a partir de los monólogos interiores de cinco protagonistas, construidos con esmero, cada uno bello por su individualidad. La psicología y la fuerza de una narradora capaz de hacer poesía con prosa, hacen de esta novela un imprescindible atemporal, de esas que subrayas página sí y página también…

“Con sustos intermitentes, súbita como el salto de un tigre, la vida emerge alzando su oscura cresta en el mar”.

Los colores que no nos quitaremos esta temporada

Tienes un algo de otoño en la mirada. La nostalgia por los recuerdos de verano, la ilusión hacia el porvenir, octubre asomándose a la vuelta de la esquina… Y tú, con una sonrisa que sabe a café recién hecho. Te despiertas, corres las cortinas, le saludas a esa mañana que va llegando minutos más tarde cada día y respiras una nueva temporada.

¿Cómo me siento hoy? ¿Qué me pongo? No me apetece nada de color negro. El amarillo fluorescente es demasiado chillón. ¿Verde, tú crees, pero si la primavera ya la dejamos atrás…? ¿Gris, en serio, tan… serio? De pequeños, cuando nos tocaba pintar la estación de la vuelta al cole, nos lanzábamos al naranja y al rojo y al marrón y a esas acuarelas que nos evocaban las hojas caídas de los árboles. Así, solíamos definir nuestra sensación de septiembre.

Pero ahora, ¿cómo le doy a mi otoño una pincelada de vida? En Sune, lo tenemos claro. ¡Envolviéndote en los colores que inspiran esta nueva temporada! Son alegres, tienen simbología y un espíritu fuerte. Juntos, se convierten en la combinación tendencia para los meses que vienen, antes de que llegue el frío de enero y las bufandas de lana hasta la nariz. Son tus tres aliados, apúntatelos bien: el rojo, el azul y el blanco.

redok

ROJO – Es por excelencia el color de lo pasional, de las emociones, de las llamas del fuego en el imaginario colectivo y de lo que arde en el corazón. Es, también, el color de las mejillas tímidas. El rojo, sin embargo, no es únicamente aquello que la sangre altera…

También es la tonalidad de la felicidad. Se utiliza, por ejemplo, en China para decorar los restaurantes en los que se celebran eventos festivos y es el color que escogen las novias hindúes para casarse.

Además, el rojo es sinónimo de una personalidad extravagante y… seductora. Al ser uno de los colores más vigorosos y llamativos, sin olvidar sus vínculos con las pasiones humanas, el rojo suele relacionarse con la vida, la expresión de la fuerza interior y la atracción.

Esta dimensión intangible del rojo se traslada al mundo de la moda. La mujer de rojo. La que invoca al peligro, a la alegría y a lo intenso del vivir. La clase de mujer que viste Valentino por sus aires de femme fatale, la que no se esconde, la que, en definitiva, sale a comerse el mundo con labios carmesí.

blueok

AZUL – Donde se confunden el mar y el cielo, el azul es un color que deja la puerta abierta a la ambigüedad. Suele considerarse la acuarela más simpática, la que inspira confianza y amabilidad, aunque, al mismo tiempo, puede adoptar una tonalidad fría e indiferente, pasiva.

Incluso se relaciona con la fantasía. El azul simboliza lo inalcanzable e inmenso, aquello que se nos escapa y que se pierde en el universo de la imaginación. Puede ser que por eso, sea el color favorito, por regla general, de los más pequeños. Azul para pintar un cielo estrellado en la habitación del rey de la casa. Azul para el que sueña con ser marinero algún día…

Y es el símbolo de la fidelidad. Además del de la paz. Son varios los organismos internacionales que escogen el azul para representar la neutralidad y el anhelo, o la ilusión, de convivencia y pacifismo. Piensa en el color de la bandera de la Unión Europea, o en el nada trivial adjetivo que se escogió al denominar “cascos azules” a las tropas de las Naciones Unidas.

A nivel estético, el azul destaca en la mayoría de los sondeos como el color que más gusta a la gente. ¿Cuántas veces habrás preguntado aquello de ‘cuál es tu color favorito’ aun sabiendo que, lo más probable, sería escuchar ‘azul’ como respuesta? Por eso, en la moda, es el color que vuelve cíclicamente, reivindicándose como tendencia temporada tras temporada. Sí, hablamos del “blue is the new black” que ha servido de titular de tantísimas editoriales.

Esta primavera, en Sune, por ejemplo, os hablábamos del azul serenity. Para este otoño, en cambio, ampliamos horizontes. El azul en cualquiera de sus tonalidades, escoge el que mejor te sienta. Y combínalo sin miedo, ¡comodín!white

BLANCO – Es el color que arrasa en verano, el sustituto del negro para los días soleados y de temperaturas altas, el de la frescura, el que resalta el moreno, el que va con todo… Y es también un color tendencia para este otoño.

¿Sabías que a nivel cromático, el blanco es la suma de todos los colores? En este sentido, es el color opuesto al negro, que suele relacionarse con el vacío por ser la ausencia de otras tonalidades. O, en otras palabras, el blanco se conoce como el color absoluto, el de las divinidades y el de la luz.

Además, en las personas, suele relacionarse con la inocencia y la pureza. Es también el “cuarto color primario”, es decir, único en sí mismo. Al igual que el azul, el rojo y el amarillo, el blanco no puede obtenerse con la mezcla de otros colores. De ahí, la recurrente metáfora de “nieve virgen” que algunos poetas o artistas han utilizado para definir paisajes u otros elementos de color blanco.

En la moda, el blanco es un básico imprescindible que se renueva año tras año. Minimalista y elegante, atemporal y natural, ¡no puede faltar este otoño entre las prendas de tu armario!

Genderless: vestir sin sexo

Entrar en una tienda, poner la directa hacia la sección “femenina” o “masculina” y rebuscar entre perchas y estanterías por un jersey, una falda o un complemento “para mujer” o “para hombre”. Una rutina que, sin apenas darnos cuenta, limita nuestra capacidad de elección a una conjunto de prendas pensadas para uno u otro género, como si aquellas de la sección contraria fueran inapropiadas o, sencillamente, inconcebibles en tu armario. Hasta ahora.

Para la muestra, un botón. En el corazón de una capital trendsetter por excelencia – sí, la transgresora y multicultural, creativa y extrovertida – Londres, se encuentra Selfridges, considerado el mejor centro comercial de diseño y moda. Pisos y más pisos llenos de lo último en complementos, accesorios y ropa, de las marcas más codiciadas e, incluso, de algunas de las más accesibles (el apartado “Urban” reúne una cuidada selección de ropa low-cost de etiquetas como H&M, Topshop o Primark, entre otras), hacen de este department store en Oxford Street el epicentro de los amantes de la moda.

Louis Vuitton SS 2016 con Jayden Smith / Foto: Louis Vuitton

Louis Vuitton SS 2016 con Jayden Smith / Foto: Louis Vuitton

Pues bien, Selfridges anunció el año pasado la abertura de tres pisos dedicados enteramente a la ropa neutra, la que puede ser vestida tanto por él como por ella, la que no tiene género y vive en su más rotunda libertad. Sin prejuicios. Sin que ser hombre o mujer pueda afectar la decisión de qué te gustaría vestir. ¿Lo único que importa? Que te sienta bien, que estés a gusto y que, en definitiva, al mirarte al espejo exclames aquello de “¡qué guapo/a estoy con esto!”.

Uno de los portavoces del centro comercial lo definía de la siguiente manera: “Agender no es la respuesta a una ‘tendencia’” sino que “encuentra respuesta a un cambio de pensamiento y de mentalidad que está ocurriendo ahora”. Y este viraje en lo que entendemos por moda y en cómo la hemos medido hasta ahora, basándonos en siluetas y estilos de hombre o mujer, es lo que se conoce como el fenómeno genderless. O moda neutra. O moda asexual. También conocida como unisex.

Adiós a aquello de “pareces un chico-chica”, porque genderless es la superación del concepto “mujer tomboy” o del de “hombre travestido”. Si él quiere llevar bolso, es libre de hacerlo. Si ella quiere lucir una capa que no realce sus formas femeninas, no por ello perderá sensualidad. Los dos valores en alza que pone de manifiesto el fenómeno genderless son básicamente la libertad y la actitud.

La marca coreana Ader Error / Fotos: Ader Error

La marca coreana Ader Error / Fotos: Ader Error

La actitud es lo que hará que esa prenda sin sexo resulte femenina o masculina. Son propuestas y diseños que encajan tanto en el armario de un hombre como en el de una mujer, en tanto que todo depende de la confianza con la que se vistan. Xavi García, uno de los pioneros en traer el fenómeno genderless al mercado de la moda español – apúntatelo y búscalo en 44Store – explica que “nunca he entendido esa diferencia” entre masculino y femenino porque “todos los seres humanos tenemos ambas partes y no veo necesario esconder ninguna. En la tienda tenemos diferentes estilos, apostamos por marcas unisex y seleccionamos prendas que pueden servir para ambos sexos porque todo depende de cómo se combinen”. Lo sexy está en la actitud.

Por otro lado, la libertad es la esencia de la ropa neutra. Libertad tanto en la concepción de la prenda en sí, que quede desencorsetada del prejuicio “hombre” o “mujer”, como en la relación entre el consumidor y el espacio retail. Es decir, que no haya nada que condicione la elección del comprador, de manera que el único parámetro que influya en la decisión final sea si gusta o no la ropa, o el accesorio, en cuestión.

Este fue, por ejemplo, uno de los grandes retos para la innovadora sección de Agender de Selfridges: liberar el entorno de las estrategias de marketing que guían al consumidor en su compra. ¡Ni siquiera las dependientas deberían interferir con su opinión! Para ello, el equipo del centro comercial contrató a Faye Toogood, un diseñador de interiores en cuyo currículum resaltan marcas como Kenzo, Hermès o Alexander McQueen. “Logré convencer a Selfridges que al enmarcar todos sus productos en un lienzo blanco, se elimina el merchandising visual, la marca y el sentido demográfico en términos de género”, explica, consiguiendo así su objetivo último, “que la gente se adentre en un espacio neutral”. Los maniquís mismos, por ejemplo, son estatuas que, a su vez, están desprovistas de referencias sexuales, no son ni hombres ni mujeres, sino siluetas genderless.

Esta oda a la neutralidad y a lo asexual es la repercusión en el mundo de la moda de cómo “las personas de diferentes edades y en todos los mercados están construyendo sus identidades más libremente. Como resultado, los patrones de consumo ya no se definen por segmentos demográficos ‘tradicionales’ como la edad, género, ubicación, ingresos, situación familiar…” según un informe elaborado por Trendwatching.com.

Lo genderless, por lo tanto, no surge de la nada. ¿Recuerdas cuando, por eso del 2008, Katie Holmes se enfundó los vaqueros de su marido y llenó las revistas de moda de conjeturas y exclamaciones de sorpresa? Ahora, los boyfriend jeans son un básico en todas las secciones de tejanos. Por no hablar de la cantidad de mujeres que llevan años escapándose a la sección masculina para buscar un jersey o una sudadera para ellas. O Jaden Smith vistiendo falda frente a ejércitos de flashes. Con el adjetivo “genderless”, esta tendencia en crecimiento se consolida y encuentra su hueco particular en el diccionario de la moda.

El gran interrogante que se plantea ahora es si la moda neutra llega para quedarse o no es más que un capricho pasajero de los diseñadores, estilistas y fashionistas. Los expertos consultados en el tema parecen coincidir en que el fenómeno genderless se irá asentando cada vez más en la industria. “Es el futuro. Las líneas se continuarán difuminando y habrá menos diferencias entre colecciones”, afirma la jefe de compras de Luisa Via Roma, Monica Pascarella. “Incluso el aspecto físico de hombres y mujeres se está volviendo más parecido: muy delgados, cejas gruesas, apenas hay maquillaje…”, añade la especialista.

Zara Ungendered / AG Jeans Spring 2016 / Fotos: Zara, AG Jeans

Zara Ungendered / AG Jeans Spring 2016 / Fotos: Zara, AG Jeans

Se podrá estar más o menos de acuerdo con la visión de Pascarella, pero, sea lo que sea que aguarde el futuro en relación al fenómeno genderless, las grandes marcas y diseñadores se están sumando al carro. Zara ha introducido una nueva línea de ropa unisex, bautizada como Zara Ungendered, que cuenta con ocho prendas no poco polémicas. David Delfín también ha apostado por experimentar en el campo de la moda neutra con la colección “Inferno”, cuya musa es Bimba Bosé. Givenchy o Rick Owens son algunos de los diseñadores que han abanderado el estilo sin sexo… Todos ellos admirados con la idea de confluir lo femenino y lo masculino en uno, logrando así, la libertad de la oda sin sexo.