Zaida, una chica SUNE contra los días grises

Share on FacebookPin on PinterestShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

 

zaida blog

¿Nunca te ha pasado que entras en una tienda y la ropa colgando, así toda ordenadita, te absorbe? Vamos, que te pierdes en ese ritmo de colores crudos y prendas y que qué bien me vería con todas ellas. Camisetas, blusas, pantalones, faldas, tejanos, vestidos, monos, sedas, linos, un pedacito de invierno perdido en lana, cueros, blancos, negros y hasta zapatos, bolsos, complementos que colgando del cuello, darían un toque único a un estilismo de lunes cualquiera…

Y así, casi sin querer, ya estás derivando entre perchas y telas, dejándote seducir por todo lo que te envuelve. Podrías estarte horas. Pero, al final, sales con las manos vacías, porque, sencillamente, no has podido decidirte. Y luego llegas a casa y echas de menos ese jersey que, de entre todos, realmente habría sido la guinda de tu armario esta primavera.

Respira. Pausa. Vuelve atrás. Retrocede. Calle Calvet. Un escaparate con aires de SUNE. Ahora aventúrate y atrévete a enamorarte de todo, sin remordimientos, porque hoy, os presentamos a Zaida, una chica SUNE que tiene en sus manos la inspiración perfecta para ti.

Y para la muestra, ¡un botón! O, en este caso, un cinturón, y un estilismo que bebe del clima de un invierno que ya se siente más primavera que nieve. ¿La clave? El mono American Vintage que dejarás caer sobre tu cuerpo para lucirlo, cómodamente, en cualquier momento del día. ¿El secreto que hace especial esta combinación que nos propone Zaida? Los complementos: chaqueta y cinturón, para sumarte a la tendencia de marcar cintura que llega esta temporada, de Des Petits Hauts. Y, como nos encanta la feminidad que esconden unas zapatillas para culminar cualquier street style, unas deportivas Nike Cortez.

Sonríe. El cinturón, de tonalidades beige con una hebilla dorada que perfila, delicadamente, la silueta de un lazo, le da un toque de sol al modelito. La chaqueta, por su parte, juega con los míticos blancos y negros, confundiéndose con un algo de grises, pero en la forma de un estampado étnico, no por ello poco elegante, de rombos que se llenan simétricamente a sí mismos. Es única. El mono estiliza cualquier figura sin aparente esfuerzo, convirtiéndose así en el mejor amigo para solucionar el qué me pongo por partida doble: ni falda ni tejano, ni camisa ni camiseta, un todo en uno que, si además es American Vintage, mejor que mejor. En cuanto a las Nike Cortez… bueno, a veces, no hace falta decir nada más. Sientan bien, ¿verdad? Se agranda tu sonrisa.

Y sales tranquila, a la calle, con una bolsa en la que guardas el conjunto que no te fallará. Inspírate. Pero, sobre todo, siéntete bien.

Desde aquí, ¡os traemos un poco de Zaida contra los días grises!