Converse recupera el pop art pisando fuerte

Share on FacebookPin on PinterestShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

vacaUnas latas de sopa Campbell. Unas polaroids de John Lennon y Mick Jagger. Un estudio en el corazón del underground de Nueva York en el que se encontraba la cultura artística de la segunda mitad del XX. Un álbum de Lou Reed. Welcome to the wild side. Los mitos del pop art que nacieron en The Factory, desde donde se cuestionaba la iconografía tradicional. Repetir una imagen, jugar con la seriación. Convertir a la publicidad en una obra millonaria. Invertir e inventarse los colores y, de repente, ser un icono pictórico, cinematográfico, fotográfico y, pelo rubio platino, universal. La estética de Andy Warhol, inmortal. Y unas Converse que la atrapan.

En Sune esta semana apostamos por los dos nuevos modelos de las Converse Andy Warhol. Estas zapatillas se inspiran en el legado del padre del pop art de los años 50, una corriente con corazón revolucionario que nació como reacción al arte que venía haciéndose al otro lado del Atlántico desde la Segunda Guerra Mundial, de París a Brooklyn. Para Warhol, el Expresionismo Abstracto era una forma de arte vacía y elitista, ajena a la realidad de una sociedad que se redefinía a raíz de la irrupción de los medios de comunicación de masas. Aunque lo que nació como una crítica al mercado del arte del momento, cifras estratosféricas por un Rothko o de Kooning, acabó siendo absorbido por el mercado mismo. ¡Marylin Monroe multiplicada por cuatro, o por seis, y con una distorsión del color asombrosa! ¡James Dean como objeto artístico! ¡Una película de un hombre durmiendo durante horas, Sleep! La propuesta creativa de Warhol sedujo a la industria y a la historia del arte contemporáneo, se abrió un hueco en el MOMA y transciende, goteando inspiración, hasta el mundo de la moda.

converse-by-andy-warhol-chuck-taylor-all-star-blanco-amarillo-negro-zapatillas-hombreLas Converse Andy Warhol recuperan, en botin de caña alta y en formato de deportiva baja, este estilo pop art. Convertido en un símbolo del grunge alternativo y de las fiestas en garajes subterráneos de la ciudad que nunca duerme, Warhol expresaba en su seriación de celebrities y objetos cotidianos una crítica a la deshumanización. El hombre que se diluye en la masa. Los museos como templos exclusivos para la burguesía intelectual. Y ese televisor que se encendía por primera vez en un hogar americano y que devolvía cierta esperanza. Warhol devolvió el arte a la gente, lo hizo comprensible, cercano, recogió aquello que todos podían identificar – la estrella de cine, la sopa del anuncio de la tele, el plátano del súper… – y lo revalorizó artísticamente.

Esa era precisamente la idea que yacía tras el pop art: temáticas de la sociedad del consumo y de los medios de comunicación redefinidos como arte. Arte para todos. Arte más allá de los museos. Ese arte que ahora imprime Converse en sus modelos como homenaje a Andy Warhol.

converse-chuck-taylor-all-star-andy-warhol-blanco-zapatillas-hombreLas clásicas All Star se hacen eco del pop art con dos diseños que recuperan directamente la iconografía del artista neoyorquino. Las primeras Converse Andy Warhol son altas, blanco crema, con los cordones y las líneas de las suelas de goma negros y una cabeza de un toro en rojo oscuro, warholiano, en la parte trasera de la zapatilla. Las segundas Converse Andy Warhol, en cambio, se atreven a reproducir el mismo toro, rojo y perfilado en negro, por toda la zapatilla, jugando a eso de ser individual renunciando a la individualidad que hizo de Warhol un símbolo contemporáneo, sobre tela amarilla, cordones blancos y corte tobillero.

Con estas zapatillas, Converse suma dos modelos más a su historial de colaboraciones con la Andy Warhol Foundation for the Visual Arts. O, en otras palabras, estas All Star forman parte de la tercera colección que la marca de deportivas dedica al extravagante artista que conquistó a la Nueva York de los años 70. Y, en Sune, hemos incorporado las Converse Andy Warhol a nuestras estanterías.

Porque, tal vez, la famosa Factory en la que Warhol encontraba su espacio de expresión y producción tendrá la persiana bajada, pero adquirir – a un precio razonable, nada de subastas billonarias por un lienzo – un trozo de aquel pop art no es misión imposible. Warhol ha vuelto, de la mano de Converse, y viene pisando fuerte…