STREET STYLE LOS ANGELES

Share on FacebookPin on PinterestShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

la street style

Los Ángeles es aquel conjunto de barrios, carreteras que parecen autopistas, edificios altos y casas residenciales, que algunos definen como ciudad. Pero Los Ángeles no cabe en esa definición. En esta urbe californiana, meca del cine y de expresiones artísticas heterogéneas, laten muchas ciudades. Y el streetstyle de Los Ángeles se convierte en el reflejo de aquella autenticidad que no puede atraparse en un sólo adjetivo.

Desde el paseo de las estrellas de Hollywood – una calle alargada en la que se concentra la historia y el encanto del cine norteamericano, casi más como una leyenda que como un verdadero monumento – , hasta Santa Mónica, aquel barrio cuidado y delicado, de casas blancas con aires victorianos a la americana, en el que los negocios se concentran casi como si se tratara de un centro comercial al aire libre y que desemboca, con regusto romántico, en un peer sobre el mar en el que un minúsculo parque de atracciones persigue el ruido de las sonrisas. Pasando por Venice Beach, circo de los personajes más extravagantes, del underground vestido de playa y de los surferos con mechas de sol hasta en el rostro, de locales que ostentan letreros con un “Pizza” de neón que reclama la atención del que observa, con los ojos abiertos como platos, aquel paseo de sorpresas. Sin olvidar el Beverly Hills en el que Julia Roberts se sentía Pretty Woman o en el que Marilyn Monroe vivía, o desviándonos por downtown hasta llegar a aquella catedral que busca ser emblema histórico de Los Ángeles, pero que entierra en su cripta a un actor de Hollywood.

Esta ciudad es como un cúmulo de contradicciones y paradojas, un espacio en el que vibra la vida libremente, sin necesidad de encontrar coherencia alguna, por qué si puede reunir más de una identidad, más de un ritmo, más de una canción y, en definitiva, más de un estilo. Pero si algo se asienta como la esencia que late tras las calles de una ciudad en constante re-descubrimiento, es el sol y el buen tiempo de aquel verano eterno que cubre buena parte de California.

De ahí que si tuviéramos que aventurarnos a definir el estilo callejero de Los Ángeles con una palabra, tropezaríamos con el calificativo de “frescura”. ¡Los Ángeles es una ciudad fresca! Y el streetstyle de Los Ángeles es igualmente radiante, una ostentación sin complejos de la personalidad de cada uno de aquellos hombres y mujeres que se desenvuelven en una ciudad en la que cada uno busca, persigue y encuentra – a veces – su propia voz. Da igual si desentona o si concuerda con el trasfondo del estilo indie o alternativo dominante que arrasa en las aceras, una tendencia que va de la mano de la influencia del festival de Coachella, en el que los referentes IT de la industria de la moda aprovechan para sacar su lado más naif, mirándose en el espejo de aquel Woodstock idílico que enamoró al mundo del espectáculo con pancartas de paz, amor y vida libre. Da igual si ellos optan por la barba hipster o el sombrero medio ladeado, la camisa estampada o la americana con flow. Da igual si ellas prefieren pantalones acampanados rememorando los setenta hippies, o un vestido floral, hasta los pies o per encima de las rodillas – por qué qué más da – o unos pantalones de corte más masculino… Da igual. Porque, en definitiva, todo vale si hay personalidad, exclamando tendencia.

En Los Ángeles lo que cuenta es precisamente eso: la personalidad. Una ciudad en constante ebullición. Ecléctica. Viva. Y un streetstyle Los Ángeles que refleja esa autenticidad bañada por el sol que no cabe en una definición académica.